París Gastromania - Bottin Gourmand

 

ParisGastromanía se transforma en blog

Dos razones para el blog :

la interactividad es por supuesto la primera. Es decir, que cada lector sea también escritor ; que reaccione más facilmente a las noticias.

Y la otra, enfermedad de periodista : seguir más de cerca la actualidad. Las novedades, los encuentros, los platos, no tendrán que aguardar ya 15 días-lo que es un plazo normal para el quiosco, no lo es en la red-sino que se integrarán a su ritmo, el de internet, en este blog.

Eso sí, cada quince días, más o menos, las noticias volverán a reunirse.


Febrero 2007

 

París Gastromanía
01/02/2007

N°9


Bottin Gourmand, segunda guía gastronómica de Francia

(JPEG) Bottin Gourmand es la segunda guía gastronómica de Francia : 70 000 ejemplares, 30 inspectores permanentes y 20 colaboradores.

En noviembre 2006 celebra su vigésimo quinta edición. La guìa madre, con 4.000 establecimientos, engendró ya Le Bottin gourmand de la Chasse, les 1000 meilleures tables de France, Le guide des bistrots à Paris, Le guide des tables d’affaires, L’Almanach du gastronome....Y mi Le guide de la cuisine étrangère à Paris, con la cual me asocié a la marcha del grupo. Y además, este portal, renovado en septiembre’06, con su newsletter mensual.

En torno a www.bottingourmand.com, un blog (www.bloggourmand.com) y un sitio para gastronómades (www.bottingourmand-voyages.com) son la punta de lanza de una expansión en la red, que además de la innovación de París Gastromanía, es decir del castellano, prepara una edición en inglés.

 

 

 

El Mercado internacional de Rungis en cifras

(JPEG) El Marché international de Rungis, a las puertas de París, mueve 7.300 millones de euros en sus 232 hectáreas, en las que 1.410 empresas emplean 12.300 asalariados.

Entre compradores regulares (25.000) y mercaderes hacen circular, cada día, 26.000 vehículos ; es decir, unos 6.700.000 de vehículos al año.

¿La grande bouffe ? Anualmente, Rungis comercializa 1.590.000 toneladas de productos alimentarios. En detalle :

  • 930.000 toneladas de frutas y verduras,
  • 326.000 toneladas de carne y afines,
  • 75.000 toneladas de productos lácteos y avícolas,
  • 155.000 toneladas de pescados y mariscos,
  • 104.000 toneladas de platos elaborados y/o de alimentación general.
  • Y : 34 millones de ramos de flores y 20 millones de plantas en maceta.

En total, Rungis sirve a 18 millones de consumidores europeos, 12 millones en un radio de 150 km en torno a París (uno de cada cinco habitantes de Francia).

www.visiterungis.com

 

Editorial. San Valentín, en pleno maridaje de vinos y platos

(JPEG) Patrón de novios y de apicultores -¡vaya relación!- el doctor Valentinus fue médico y luego sacerdote en la Roma del siglo III. En 268, Claudio II observó que el matrimonio quitaba valor al soldado, eso que se le supone. Imperator, lo abolió (al matrimonio, no al soldado). Los novios, súbitamente clandestinos, se hacían casar por Valentinus. El cura es arrestado. En prisión liga con Julia, hija del carcelero, quien hacía la vista gorda porque Julia era ciega. Milagro al canto: Valentinus le devuelve la vista. Por amor: a punto de ser decapitado, escribe en una hoja de sauce -¡llorón!- con forma de corazón: “tuyo, Valentinus”. La cabeza rueda en 270. Tres años más tarde Claudio II hace honor a su número y decapita a un segundo Valentinus, obispo cerca de Roma.

Origen más probable del San Valentín actual: así como transformó la festividad céltica del solsticio de invierno (25 de diciembre) en jingle bell, la Iglesia se apropió las Lupercales, fiesta mal llamada pagana: fue religiosa. Lupercal era la gruta del monte Palatino en el que la loba dio de mamar a Rómulo y Remo, fundadores -cuando dejaron de mamar- de Roma. Por esa u otras razones, el 15 de febrero, le tout Roma celebraba las Lupercales. La fiesta comenzaba con el sacrificio de un chivo (emisario, el pobre), seguía con una carrera de lupercas (señoras, azotadas con trozos de piel del chivo, rito de fecundidad que prometía embarazo y, más sorprendente, parto sin dolor: ¿porque te quiero te aporreo?) y en fin, banquete. Detalle: un sorteo establecía qué muchacha banqueteaba junto a qué muchacho. A veces, terminaba en boda. En 495 un Papa consigue que la fiesta sea prohibida y, tacto eclesiástico, que la suplante San Valentín. Estimo lógico: Cupido significa deseo. Si non é vero...

Este París Gastromanía se encomienda a San Valentín.

 

El tema de la quin/Cena

-  La iglesia recupera hasta la íntima cena
-  ¿Turismo enamorado? ¡A Saint Valentin!


La iglesia recupera hasta la íntima cena

(JPEG) El 10 y 11 de febrero, la mitad de la centena de parroquias de París organiza un par de jornadas sobre el “amor verdadero” y se anticipa -¿con recursos non sanctos?- a los restauradores. En efecto, un irresistible dîner aux chandelles en las criptas de la iglesia de Saint-Sulpice (uno de los puntos fuertes del Código da Vinci), veladas guinguette (chiringuito) y/o soirées punchs (para seducir a los católicos de las Antillas) junto con cenas puntuadas por los testimonios de parejas de todas las edades, sobre la trilogía “longevidad, alegría y fidelidad en amor”. Esas son las armas eclesiásticas “para demostrar que la idea de la Iglesia sobre el amor no se reduce al discurso moralizador, lleno de prohibiciones, que se escucha muy a menudo”, según el Arzobispado de París.

Durante la cena -con velas- de la iglesia Saint Jean Baptiste de Grenelle (restaurante efímero y de la tierra el cordero) “y a la que pueden asistir matrimonios, sean o no católicos, una pareja que celebra sus 70 años de casados dará testimonio de ese compromiso total e irreversible que constituye el amor conyugal”, dixit el párroco, Olivier Ribadeau. Hay urgencia: de 281.786 bodas por la Iglesia, en 1975, se cayó a 96.863 en 2004. Y el matrimonio civil tampoco brilla: de 387.400 a 271.600 en igual período. La asociación Les amis d’Edifa, organizadora, con la diócesis de París, del fin de semana nupcial, intenta “contrarrestar el miedo al compromiso con el ejemplo de matrimonios que se aman y duran”. Es urgente: sin orden, imposible el desorden.

¿Turismo enamorado? ¡A Saint Valentin!

En pleno centro de Francia, Saint Valentin es el único pueblo francés cuyo nombre rinde homenaje al Santo. Y bien que se lo cobran. Si la pareja está dispuesta a rascar el bolsillo, el propio alcalde la recibe, con alfombra roja. Y se inventaron la confirmación de boda, con pergamino y acta. Confirmación para dos personas (difícil casar consigo mismo), 220€, champagne compris. (Botella suplementaria, 16€). De ahí al jardín de los enamorados, para sumar a las hojas grabadas, pegadas en el sauce de los corazones, la propia (en latón o cobre, 30€), con mensaje y nombres. Acto seguido, copa de champagne -de la botella que compró- en el quiosco de los enamorados. Y fotos souvenirs. ¡Ah! Preparación de la pareja (peluquería, maquillaje...) por 107€. Coche de colección, otros 153€.

(JPEG)
Pierre Rousseau - Maire de Saint-Valentin

¿Que no puede viajar a Saint Valentin? Pas de problème: por 45€ compra en Internet la hoja grabada, visible en el portal durante 24 horas. En fin, la tienda de Saint Valentin propone más de 30 productos (más de 30 artículos en porcelana del Berry) hasta vino (DO Reuilly) o camisetas Saint Valentin. ¡Dios sea loado!


 

 

El camino del Tabaco

Francia, como Italia y España, echa los fumadores a la calle

(JPEG) El 15 de noviembre pasado salió el decreto. Parecía lejana la fecha de la ejecución. Pero ya está: desde el uno de febrero, el tabaco debe desaparecer de los lugares públicos. Pero como los franceses son más flexibles que los vecinos del sur, dieron un año más de plazo a bares, círculos de juego, restaurantes, hoteles, discotecas. Los que ya se quieran preparar con un Fumoir, lo tienen claro: como explicaba mayo del 68 en Francia “lo que no está prohibido está autorizado”. El espacio fumadores no podrá disponer de más de 35m2 ni exceder el veinte por ciento de la superficie total del establecimiento. Y nada de servir: el personal sólo accederá para limpiar y eso, “una hora después de que haya partido el último cliente y cuando el aire se haya renovado”.

 

From Spain, con sabor

►El vinagre de Jerez interpretado por Alberto Herraíz (

El Fogón)

(JPEG) El vinagre de Jerez tradicional (uva Palomino) tiene ahora un hermano semi dulce (uvas Pedro Ximénez o Moscatel y al menos 60 g de azúcar por litro).

La gama es presentada en París a través de recetas de Alberto Herraíz, el primer cocinero español que impuso una gastronomía en la capital francesa. Aunque no es lo mismo que probarlas, aquí va la receta de sus croquetas de bacalao al vinagre de Jerez. Y su confitura de tomates, ídem.

Croquetas.

  • 300g de bacalao desalado, sin piel, escamas ni espinas, en brunoise
  • 300 ml de leche perfumada con canela y nuez moscada
  • 50 g de cebolla en brunoise
  • 20 g de perejil picado
  • 50 g de harina
  • 20ml de vinagre de Jerez DO
  • 50 ml de aceite de oliva.

Echar la cebolla en el aceite caliente, añadir el bacalao y el vinagre; luego, la harina y en fin la leche. Formar croquetas de 40 g., empanarlas a la inglesa y freírlas en aceite a 180º.

Confitura de tomates

  • 300g de tomates
  • 100g de azúcar
  • 1 vaina de vainilla con sus granos
  • 50 cl de vinagre de Jerez DO.

Cocinar según las reglas, triturar, pasar por el chino. Acompañar las croquetas con la confitura.

El Fogón, 45, Quai des Grands Augustins, París

 

De hoteles & palaces parisienses

Menú de Saint-Valentin en el hotel Raphaël, de París
Las noches de hotel son hijas y madres del turismo de negocios


Menú de Saint-Valentin en el hotel Raphaël, de París

Este es el menú Saint-Valentin de Philipe Delahaye, chef de La Salle à Manger, restaurante del hotel parisiense Raphaël. Por 340 € la pareja -con bebidas-, la cosa empieza con entrelazado de cigalas y dulzura de vieiras, sigue con suprema de lubina sobre tartine de ostras con salsa de alta mar y soufflé de borrajas; en plato, filetes de pigeon salteados y muslos muy cocidos, zanahorias melosas con cacao. En fin, tartaleta de pera asada con fondue de Roquefort, Corazón de piña, soufflé de las Antillas y refrescante de coco.

Las noches de hotel son hijas y madres del turismo de negocios

Pilar de la frecuentación turística del primer destino urbano mundial, el viaje de los hombres -y mujeres- de negocios constituye el 44 % de las noches de hotel parisienses. En concreto, se trata de 150 000 habitaciones en Ile-de-France, la mitad en Paris intramuros. Además, esta especie gasta un promedio de 275 €/día, mucho más que el turista simple. Por todo esto, el alcalde Bertrand Delanoë desea recibir proposiciones de quienes toman decisiones internacionales en ese terreno; crear este año una jornada del turismo para sensibilizar a la población parisiense, con fama de hosca pero sensible al dinero como todas. Un flamante grupo (Paris capital del turismo de negocios) debería “trabajar sobre una estrategia de marca París”.

París bien vale una mesa

-  ¿Como se dice te quiero, con la boca llena de sushi? ¿Kaiseki?
-  Una cena de amor en la Maison Blanche, sin Bush

 

¿Como se dice te quiero, con la boca llena de sushi? ¿Kaiseki?

En Japón, informa Elisabeth Takeuchi, las señoritas obsequian (“casi siempre, chocolate”) a su enamorado, el 14 de febrero. ¿La noticia le rasga los ojos? Si está en París, reserve en Kaiseki, uno de los más peculiares entre los restaurantes japoneses -y, seguramente, el más difícil de localizar. Primero, aconseja Elisabeth Takeuchi, “lea el Larousse du Chocolat, de Pierre Hermé, con dos recetas de Hissa, chef propietario de Kaiseki, a base de chocolate salado”. Y este es el menú de Hissa, para el 14 : cangrejo gigante en amuse-bouche; luego, un banquete: sashimis; pollo frito; magret de pato, asado, con salsa de badiana y foie gras; sushis con malvavisco; sopa miso blanca de cangrejo; chocolate amargo con albaricoques; magdalena de té verde; hojaldre de peras y jengibre; helado al té verde Azuki; manzana cocida con salsa de malvaviscos y yuzu.

Una cena de amor en la Maison Blanche, sin Bush

Thierry Vaissière, chef de Maison Blanche, el restaurante parisiense que dirigen desde Montpellier los gemelos Pourcel, tasó en 200€ per capita (sin alusión al final de Valentinus), incluída copa del excelente Amour de Deutz 1999, este menú: cucurucho crujiente de coral de erizo y nems de bogavante a la oriental, como amuse-bouches; vieira en su concha con fricassée de verduras con trufas y chips de topinambours; cigalas mi-cuites, calabacines en canelones minuta y velouté con caviar Sévruga; filete de lenguado, alcachofas confitadas con avellanas y jugo de trufas; filete de ternera en pikate, el jarrete confitado y trufado, crujiente de patatas; fina tarta de manzanas aciduladas y queso La Fourme d’Ambert, tibio; compota de peras y piña con vainilla y yogur batido con trufa; dúo de merengues melosos con crema de marron glacé.

 

Del Salón en el ángulo, un puro.

►Los omnívoros devoran salones y los digieren en Le Havre

Los omnívoros devoran salones y los digieren en Le Havre

El bulli/cio culinario de España provocaba envidias -y no endivias- del otro lado de los Pirineos. Los de la revista l’Omnivore decidieron ser pioneros. En 2006 reunieron en Le Havre, la ciudad del cemento convertido en patrimonio de la Humanidad, puerto atlántico y, también importante para la gastronomía, lugar de nacimiento del gran Jacques Maximin, al gratin, nunca mejor escrito, de la nueva gastronomía. Alain Ducasse, padrino de otras aventuras de omnívoros y Ferran Adrià, aportaron su estrella. Y se discutió al ritmo de Ozono mío. El 12 y 13 de febrero, segunda cita, siempre en Le Havre, siempre con Adrià (el mago de Rosas, en el programa) como súper figura. En los Café Confidence, Alain Passard, Marc Veyrat, Joan Roca y Carlo Cracco dispondrán de una hora per capita para contar presente, pasado y futuro. En las demostraciones, Michel y Sébastien Bras, Quique Dacosta, Thierry Marx, Arnaud Lallement, Daniel Patterson (San Francisco), Alexandre Bourdas (ex segundo de Bras en Japón), Claude Bosi (formado por Passard, triunfa en el País de Gales)...

Y vinos, firmados por marcas que se desmarcan.

París Enoteca

-  El 14, una copa de champagne (Billecart Salmon), antes de...
-  Grandes crus, durante un mes, en las brasseries de los Frères Blanc
-  El Salon des vins de Loire cumple 20 años y 21 ediciones
-  Vinexpo agorero : el consumo bajará en Francia


El 14, una copa de champagne (Billecart Salmon), antes de...

(JPEG) Desde hace diez años, el champagne Billecart-Salmon, uno de los más presentes en mesas estrelladas de Francia, se cuela en las mesas con menú San Valentín. Este año, media botella del Brut Rosé oficiará de broche del menú de cada uno de los doscientos restaurantes que participan en la operación. Como si eso fuera poco, una carta de juego, para entrar en el sorteo de, por ejemplo, un viaje a Vietnam en Quatar Airways, ida y vuelta para dos, con cinco noches de hotel. Segundo premio para cocinitas : una cocina Cornufé, de La Cornue. El tercero da la hora : reloj pulsera y anillo Boucheron. Y así -servicio de copas Baccarat, sistema audio Bang & Olufsen, pluma y mechero Dupont...- hasta ocho premios. Entregados, además, en cena espectáculo (Moulin Rouge).

 

 

Grandes crus, durante un mes, en las brasseries de los Frères Blanc

(JPEG) Las grandes botellas tienen precios inaccesibles. Doble problema : el bebedor no puede beberlas ni el restaurador venderlas. A menos que aplique la imaginación al beber. Por ejemplo, cinco grands crus de Burdeos, a la copa. Es la iniciativa de los nuevos propietarios del grupo Frères Blanc.

No es un regalo, de acuerdo, pero sí accesible : por 28 €, del 1 al 28 de febrero, copa de Lafite Rothschild, el más equilibrado de los vinos de Pauillac, en Le Grand Café en el que Oscar Wilde escribió en una noche su Salomé. O en otro refugio de escritores, Le Procope, con su mesa en la que Voltaire bebía café. Opciones: el vino de los primos del apellido mítico, Mouton Rothschild en el decorado 1900 de La Fermette Marbœuf. La delicadeza del Château Margaux en el nuevo eslabón de la cadena de los Frères Blanc, ese Copenhague que inventó la cocción del salmón a la unilateral. En fin, dos grands crus de Saint Emilion: Château Ausone en brasserie histórica, La Lorraine y Cheval Blanc, en Le Petit Zinc.

El Salon des vins de Loire cumple 20 años y 21 ediciones

Desde 1987, Angers, pleno centro de Francia, recibe a los fervientes -como quien escribe- bebedores de vinos del valle del Loira. Este año, la cita -5 al 7 de febrero, en el Parc des Expositions d’Angers- convoca 600 expositores y unos 9 000 visitantes, franceses y extranjeros. 



Vinexpo agorero : el consumo bajará en Francia

El 29 de enero Vinexpo desveló resultados de su habitual encuesta sobre el consumo mundial. Buena noticia para el mundo del vino : el globo bebe cada vez más. Mala noticia para el mercado interno : Francia, aún a la cabeza del consumo per capita, descendería, de aquí a 2010, al tercer puesto, detrás de USA e Italia. Y el Reino Unido podría convertirse en primer consumidor mundial. Detalles franceses : el tinto manda ; crecerá el consumo de botellas tasadas de 4 a 7,5€, que disminuyó un 8,86% entre 2001 et 2005 ; los franceses aman el escocés y, cada vez más, la vodka. Todo esto para remachar que la cita con Vinexpo, en Burdeos, es del 17 al 21 de junio.

 

Biblioteca de comer

-  Veinte años es mucho, para una guía : Lebey bistrots
-  Diversiones Azucaradas de Yann Duytsche, en Montagud

 

Veinte años es mucho, para una guía : Lebey bistrots

En 1987, Claude Lebey presentó su petit Lebey des bistrots parisiens. Con 150 direcciones. Veinte años más tarde, a sus 83 y siempre con dos comidas diarias en restaurante, el creador de la memorable colección de Robert Laffont, el crítico que descubrió una parte de la nouvelle cuisine e hizo posible su catalogación, anota en su guía más de 347 establecimientos. A los bistrots clásicos se suman los llamados bistronómicos, entre los que han aligerado decoración y platos y los que francamente crean un tipo de cocina. Lo curioso es que los más jóvenes creen que se trata de cocina de bistrot; que tanta maravilla se comió alguna vez en las tascas. Embelecos fraguados no en La Boca, que escribió Borges, sino en la boca. Todavía en los 1970 en el bistrot normal había huevos duros -uno los golpeaba contra la barra de zinc, desnudaba el huevo, muchas veces verdoso y lo único que le proveían era el salero. El célebre œuf mayo, huevo duro con mayonesa, ya era de nivel de casa de comida, de pequeño restaurante. Otra cocina de bistrot, entonces: una taza de agua caliente para diluir la cuchara de Viandox. Hoy, en cambio, hay plétora. Hasta el punto que los premios que discierne la guía de Lebey (quien ha creado clubes para perpetuar sabores: del œuf mayo; de los comedores de chocolate...) distinguen categorías. La edición 2007 (Albin Michel - 12,50 €) consideró Le Violon d’Ingres, de Christian Constant digno del Prix Staub-Lebey (mejor bistrot moderno) y a Le Chateaubriand de Iñaki Aizpitarte le cayó el de mejor bistrot creativo. ¿Mejor bistrot clásico? Paradójicamente es moderno. Y además casi nuevo: Le Caméléon, refrescado por Jean-Paul Arabian, con el buen chef David Angelot en cocina.

Diversiones Azucaradas de Yann Duytsche, en Montagud

Yann Duytsche fue subchef pastelero en el Moulin de Mougins, junto a Roger Vergé. Luego prefirió las tiendas de pastelería. Y, de horno en obrador, apareció por España en 1992. Tres años más tarde, Frédéric Bau le propone ser chef pâtissier asistente en la Ecole du Grand Chocolat Valrhona. En fin, desde 2001, instalado en Barcelona, Duytsche es director técnico de Valrhona para el sur de Europa. Y como en Barcelona está Montagud, la editorial de Bau, de Hermé y otros súper técnicos, nada más natural que la publicación de Diversions Sucrées (Diversiones azucaradas), editado en francés y próximamente en castellano e inglés. Definición editorial: “puerta de ingreso a la nueva pastelería, con 27 asociaciones de ingredientes y otras tantas declinaciones de un mismo movimiento aromático ».

 

Productos-Delikatessen-Épicerie Fine



-  Un je t’aime moi non plus, de Pierre Hermé
-  Primera fiesta internacional de la trufa
-  Otra fiesta trufera -y del vino- en Mont Ventoux


Un je t’aime moi non plus, de Pierre Hermé

(JPEG) Como es sabido, el Picasso de la pastelería de acuerdo con enfervorizados japoneses hace por lo menos cuatro desfiles al año, con sus creaciones de temporada. Pero San Valentín es fecha ineludible para dulzuras. Una ilustradora, Soledad, vistió las cajas para, por ejemplo, el último invento, pHcœur (corazón), en tres versiones: Carrément chocolat (crujiente de chocolate y gelatina de chocolate); Azur (crujiente de chocolate, crema de yuzu, sablé de chocolate con flor de sal) y Mogador (ganache de chocolate con leche y fruta de la pasión, pasta sablée y compota de fruta de la pasión). Como siempre, pasteles de la firma - Les signatures- con la versión de Azur (ganache con yuzu y lima envuelta en chocolate negro), Ispahan (ganache de chocolate con frambuesas, pasta de frutas con litchi y rosa, chocolate amargo), Aztec (ganache de chocolate amargo, pasta de frutas con naranjas y vinagre balsámico, envuelto en chocolate negro)...

Cinco entremets rinden pleitesía al 14 de febrero. Todos se llaman corazón y algo más: Cœur rouge et noir (rojo y negro) lleva hojaldre caramelizado, frutos rojos crujientes al vinagre balsámico y frambuesa, chantilly chocolate negro y frambuesas, finas hojas de chocolate negro con flor de sal; Cœur celeste, pâte sablée, cheese cake con fruta de la pasión, crema ligera con cream cheese, bizcocho embebido en fruta de la pasión, ruibarbo y fresas; en Cœur Plénitude hay macaron de chocolate, chocolate negro con flor de sal, mousse de chocolate y ganache con chocolate amargo, caramelo y crocante. El quinteto lo completan Cœur Ispahan (bizcocho macaron con rosas, crema de pétalos de rosa, frambuesas eneras y lichis) y Cœur Desiré (pâte de sablé breton, crema de limón, compota de fresas y bananas, bizcocho meloso con limón, fresas del bosque enteras, decorado de fresas del bosque o fresas, según estación).

Primera fiesta internacional de la trufa

(JPEG) El 2 y 3 de febrero, Primera fiesta internacional de la trufa en la localidad de Brive, apadrinada por el actor, crooner y polista Guy Marchand, miembro de la cofradía del diamante negro (Confrérie du Diamant Noir et de la Gastronomie).

Venta de plantas de roble trufero, demostración en trufera ficticia claro del trabajo del perro buscador, mercado, demostraciones, integraban el programa. Y coloquio del Ministerio de Agricultura francés, sobre El cultivo de trufa en el mundo. A propósito ¿sabía que España es el primer productor mundial de trufa negra, melanosporum ? Y sin embargo, sólo en los últimos 15 años, los del renacimiento de la gastronomía, se la emplea en alta cocina hispánica. Y tampoco es que se deba pensar mucho : melanosporum ama la simplicidad : tostada con aceite de oliva en Provenza ; risotti o tagliatelli en Italia ; huevo y puré en Francia...

 

Otra fiesta trufera -y del vino- en Mont Ventoux

Corazón de Provenza, con un estupendo mercado, Carpentras cuenta desde 2007 con su fiesta negra : tinto y melanosporum, el 4 de febrero. Organizador, Confrérie de la truffe noire du Mont Ventoux et du Comtat Venaissin (cofradía de la trufa negra), asociados al ayuntamiento de Carpentras y al Syndicat des Trufficulteurs de Vaucluse.

 


 

Volver a la página de inicio